Categorías
¡Qué no decidan los mismos!

¡Plata hay! Por un sueldo de emergencia mínimo de 500 mil pesos junto con un impuesto progresivo a las grandes fortunas y empresas

Los trabajadores y los sectores populares no podemos pagar los costos de la crisis. El gobierno y los empresarios han descargado los costos económicos de esta pandemia sobre nuestros hombros, es por eso que es urgente organizar una resistencia frente a los despidos y suspensiones laborales.

El debate por el salario mínimo fue discutido abiertamente en la revuelta popular y es que las razones de la rebelión chilena de octubre pasado son profundas porque no estamos dispuestos a seguir con las mismas condiciones de trabajo o precariedad. Así lo confirmó la encuesta Barómetro, donde el 89% de las y los trabajadores considera que el salario mínimo debería ser de $500.000, acorde al gasto de una canasta básica familiar.

¡Que la crisis no la paguen las y los trabajadores y el pueblo,

Plata hay, los súper ricos siguen acrecentando sus ganancias a través de las trasnacionales y mineras, mientras la tasa de desempleo y desocupación superó los dos dígitos.

Los grandes sindicatos tienen una responsabilidad de primer orden para que la crisis no la paguen los trabajadores. La burocracia sindical de la CUT dejó pasar despidos y sin organizar a las bases para defender los puestos de trabajo, hoy realizan una negociación del salario mínimo con el gobierno de Piñera mientras los grandes grupos económicos saquean el país.

Sin organización de los trabajadores para lograr nuestras demandas no hay maniobra burocrática que consiga beneficios para la clase obrera. Es por esto que es necesario paralizar la actividad de los servicios no esenciales que hoy tienen colapsados a los hospitales públicos, como, por ejemplo, la paralización de la producción minera hasta que exista un control sanitario serio de la pandemia.

Necesitamos un programa de emergencia que garantice el fin a los despidos y asegurar un salario mínimo de emergencia de 500 mil pesos, garantizado por el Estado a todos los trabajadores que se encuentran sin trabajo, a los independientes y a los que se encuentran en la informalidad, así como también a todas y todos los jubilados, que no pueden esperar y son los peores expuestos al virus.

Desde la Izquierda Anticapitalista de las y los trabajadores te invitamos para que seas parte de esta expresión política propia para intervenir en este proceso constituyente, para luchar por una verdadera Asamblea Constituyente Libre y Soberana, por un programa para que la crisis la paguen los capitalistas y por un gobierno de las y los trabajadores.