Categorías
Pueblo mapuche

Ante la represión y militarización en el Wallmapu ¡Derecho a la autodeterminación!

Durante la revuelta del 18 de Octubre la bandera mapuche (Wenufoye) fue enarbolada en las movilizaciones como la expresión de la rebelión ante un país de 30 años de abusos. La cuestión mapuche es un conflicto histórico que trasciende fronteras, culturas y Estados. Sin embargo, durante estos últimos días hemos visto ataques racistas organizados por grupos ligados a organizaciones latifundistas y grupos de extrema derecha de La Araucanía, en complicidad con el gobierno de Piñera a través del Ministro del Interior Víctor Pérez (UDI), en desmedro de las demandas de los presos políticos mapuche en huelga de hambre.

La dictadura militar fortaleció la militarización, represión y pobreza en La Araucanía tras imponer el decreto de Ley 701, el cual fortalece las ganancias de las forestales. Se trata de la política del saqueo de latifundistas y empresarios que están detrás de los grandes negocios forestales, la agricultura y el latifundio para criminalizar, perseguir y aleccionar al pueblo mapuche ante sus legítimas demandas históricas y ancestrales.

Sin embargo, los gobiernos de la Concertación perpetuaron la herencia de la dictadura, quienes mediante leyes ambiguas para el pueblo mapuche mantuvieron la Ley Antiterrorista, modificada cosméticamente el año 1991 y aplicada el 2001 contra comuneros mapuche

Ante los ataques racistas contra comuneros mapuche durante el sábado 1 y domingo 2 de agosto, a manos de grupos organizados a través de organizaciones latifundistas y grupos de extrema derecha de la región de La Araucanía junto con las amenazas de la Multigremial Nacional y la Confederación Nacional de Transporte de Carga con un paro nacional de camioneros, necesitamos preparar la defensa. Estos ataques no los podemos dejar pasar, si no nos movilizamos en contra de estos ataques racistas y antimapuche la represión estatal se fortalecerá.

Por un paro nacional en solidaridad

Es necesario responder con movilización a través de una gran alianza obrera y popular, donde la unión estratégica del pueblo mapuche y la clase trabajadora abran la posibilidad de la expropiación a las grandes industrias bajo control de las comunidades  mapuche y los trabajadores, pelea que va directamente relacionada a la lucha por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana.

Quienes adherimos a la Izquierda Anticapitalista de los Trabajadores estuvimos enfrentando la brutalidad policial y la represión en las calles junto a miles, fuimos parte de asambleas territoriales e impulsamos comités de auto organización en varias ciudades. Hoy, nos queremos legalizar para lograr ser una voz que luche por los intereses de trabajadores, pueblo mapuche, mujeres y jóvenes.